La economía de Sudáfrica

Visión general

Fuente:SouthAfrica.info

Mientras gran parte del mundo se tambaleó a raíz de la crisis financiera mundial a finales de la primera década del nuevo milenio, Sudáfrica logró mantenerse en pie – en gran parte como resultado de sus políticas de prudencia fiscal y monetaria. El país es políticamente estable y tiene un sistema bancario bien capitalizado, abundancia de recursos naturales, los sistemas reguladores están bien desarrollados, importantes capacidades para la investigación y un sector manufacturero serio y nada desdeñable.

Clasificado por el Banco Mundial como país “superior de ingresos medios “Sudáfrica vuelve a ser la primera economía de África después de que los bajos precios del petróleo releguen a Nigeria de nuevo al segundo puesto. En 2014, el Banco Mundial atribuye un PIB de 350,1USD millardos (R5.416 millardos) para una población de 54 millones. El PIB per cápita es de 6.483 USD, según el Foro Económico Mundial.

El país sigue conservando intactas las expectativas de crecimiento generadas. Fue admitido en el grupo BRIC de países de Brasil, Rusia, India y China (ahora conocido como BRICS) en 2011.

Con un marco legal muy desarrollado, la legislación Sudafricana que rige el comercio, el trabajo y los asuntos marítimos es particularmente consistente, y las leyes sobre la política de competencia, derechos de autor, patentes, marcas comerciales y las disputas se ajustan a las normas y estándares internacionales. La moderna infraestructura del país apoya la distribución eficiente de bienes en toda la región del sur de África.

La economía tiene una dualidad marcada, una economía financiera e industrial sofisticada que ha crecido junto con una economía informal subdesarrollada. Es esta “segunda economía”, la que presenta tanto potencial y un desafío para el desarrollo.

Perspectivas posítivas

En su Informe de Competitividad Global 2015 a 2016, el Foro Económico Mundial ubicó a Sudáfrica en el puesto 49 de su Índice entre 140 economías, por encima del puesto 56 que ocupó en el período anterior. El país se sitúa en los primeros lugares del ranking atendiendo a la fortaleza de sus normas de auditoría y a las fuentes de financiación a través del mercado de valores nacional.

Sudáfrica también ocupa el puesto 12 en el desarrollo de los mercados financieros, el puesto 29 en el tamaño de su Mercado de Valores (JSE), 33 en sofisticación empresarial y 38 en innovación, sobre 140 economías analizadas.

En el Informe de Competitividad Global 2014-15,el Foro Económico Mundial ubicó a Sudáfrica en segundo lugar en el mundo en presentación de cuentas de sus instituciones privadas y tercera de las cotizadas en el JSE. Ello indica una alta confianza en los mercados financieros sudafricanos, máxime en un momento en el que la confianza está volviendo lentamente en otras partes del mundo”. La Bolsa de valores del país, el JSE, se encuentra entre los 30 primeros en el mundo en términos de tamaño.

Diversidad y crecimiento

El éxito de las reformas de su política económica, donde probablemente mejor se reflejen es en sus cifras de PIB, ya que muestran dígitos sin precedentes durante 62 trimestres de ininterrumpido crecimiento económico entre 1993 y 2007.
Conforme aumentaba la integración de Sudáfrica en el mercado mundial, no había forma de escapar al impacto de la crisis económica mundial de 2008-09 y el PIB se contrajo un 3,1%-.

El Banco Mundial informa que aunque la economía sigue creciendo, impulsada en gran medida por el consumo doméstico, el crecimiento continúa a un ritmo menor de lo previsto. El crecimiento real del PIB se situó en torno al 2,0% en el 2015 y se esperan cifras similares para el año 2016 “, debido a una combinación de ajustes presupuestarios nacionales y dificultades externas derivadas de la caída de los precios de las materias primas y la desaceleración de la economía china”.

Pero el banco pronostica una ligera recuperación en 2017 con un crecimiento real del PIB estimado en 2,4% apoyado por un incremento de la oferta y la demanda de electricidad.

De acuerdo con cifras de la Tesorería Nacional, el gasto agregado total del gobierno alcanzará los 1,56 millardos de dólares en 2017/18. Esto representa más del doble de los gastos para el período 2002/3 en términos reales.

Para asegurarse de que hay una mejora similar en los resultados de prestación de servicios, el gobierno está poniendo medidas para reforzar la eficiencia del gasto público y erradicar la corrupción.

La prioridad es asignar de la manera más eficaz posible, recursos a gasto social y desarrollo económico sin incrementar el gasto final. La política de gasto da prioridad al plan Nacional de Desarrollo a medio plazo pero la inversión en infraestructuras también ha sido especialmente protegida en los sucesivos presupuestos.

Bajo su política de control de la inflación, implementado por el South African Reserve Bank, los precios se han mantenido bastante estables. En noviembre de 2015, la tasa de inflación anual del consumidor final fue de 4,8%, pasando en octubre 2015 al 4,7%. Siendo que venía de un promedio anual en 2014 del 6,1%. Una inflación estable y baja protege el nivel de vida, especialmente de las familias trabajadoras y los hogares de bajos ingresos.

Sudáfrica tiene una economía diversificada, con los sectores clave que contribuyen al PIB * de la siguiente manera:

Agricultura: 2,2%
Minería: 10%
Manufactura: 13,3%
Electricidad y agua: 2,6%
Construcción: 3,9%
Comercio al por mayor, comercio al por menor, catering y alojamiento:14.6%
Transporte, almacenamiento y comunicaciones: 9%
Finanzas, bienes raíces y servicios: 20,7%
Servicios del Gobierno: 17,6%
Personales: 5.9%

* Nota: Los porcentajes referentes a los datos del PIB del tercer trimestre de 2015, según Statistics SA, ven afectadas sus perspectivas por el malestar y la presión sobre la industria de la minería con Europa, uno de los principales destinos de las exportaciones sudafricanas.

Sin embargo, el comercio y las políticas industriales alientan a las empresas locales para explorar nuevas áreas de crecimiento basado en la mejora de la competitividad. China, India y Brasil ofrecen oportunidades significativas. Las obras de infraestructura, minería, finanzas y al por menor en el resto de África están ayudando a alimentar una trayectoria de crecimiento en el que Sudáfrica puede participar.

Retos

La economía de Sudáfrica creció un marginal 0,7% en el tercer trimestre de 2015, según las estimaciones preliminares del producto interno bruto real, (PIB) publicado por Statistics SA en noviembre de ese año, tras una contracción de 1,3% en el segundo trimestre.

Tres de los 10 grupos principales de la industria redujeron su producción: la agricultura, la minería y la electricidad, el gas y el agua. La manufactura sin embargo ha publicado un repunte en el crecimiento. La agricultura, la minería y la industria pesada, sectores tradicionalmente intensivos en fuerza laboral y que emplean a trabajadores no calificados ahora representan el 19% del empleo total, frente a un 30% en 2000; el sector de servicios representa actualmente el 72% del empleo total.

Una medida que el Tesoro Nacional se esfuerza en señalar es que el desarrollo no es sólo la búsqueda del crecimiento sino la creación de un futuro más equitativo. El gobierno de Sudáfrica está decidido a abordar sus desafíos clave a través de la integración económica de la mayoría de su población.

El desempleo con una tasa del 25% (en comparación con un promedio de 11% para los países de renta media alta, según el Banco Mundial), sigue siendo el más difícil de los obstáculos de Sudáfrica y está en la parte alta de las prioridades del gobierno y en el centro de sus políticas económicas. Estas altas tasas de desempleo vienen determinadas por la baja cualificación de un porcentaje muy elevado de población fuertemente discriminada en el pasado y tomará tiempo e importantes esfuerzos en el área de la formación, para hacerla disminuir.

El Plan hacia el Nuevo Crecimiento, lanzado en noviembre de 2010, se sustenta en la reestructuración de la economía para asegurar un crecimiento más inclusivo. Y establece el objetivo de crear cinco millones de nuevos puestos de trabajo para el año 2020. La hoja de ruta se incluye en el Plan de Acción de la Política Industrial, que propone intervenciones multisectoriales a través de la agricultura, la minería, la manufactura, el turismo y otros servicios de alto nivel para crear empleo.

Ver el Nuevo Camino de Crecimiento
Ver la Política Industrial del Plan de Acción

El sueño sudafricano de crecer a través de políticas de inclusión social que aúnen toda la energía de sus ciudadanos sigue en plena vigencia a través del Plan Nacional de Desarrollo 2030, puesto en marcha en agosto de 2012.

El plan establece dos principales objetivos estratégicos: doblar el PIB para 2030, reducir la pobreza, y eliminar la desigualdad, medida por el coeficiente de Gini, desde 0,70 hasta 0,60 para 2030 a través de la expansión de las oportunidades económicas para todos mediante:

Invertir en mejorar las infraestructuras, así como el apoyo a la minería y la agricultura.
Diversificación de las exportaciones.
Fortalecimiento de vínculos con las economías de crecimiento más rápido.
Promulgación de reformas para reducir el coste de establecimiento de negocios.
Reducir las restricciones al crecimiento en sectores que emplean mayor mano de obra.
Aplicación de sistemas de producción más eficientes y respetuosos con el medio ambiente.
Fomento del espíritu empresarial e innovador.

Ver el Plan de Desarrollo Nacional

Desde 1994, la población en edad de trabajar de Sudáfrica 15 a 64 años, ha crecido en 11 millones, según el Banco Mundial. El grupo de edad comprende el 65% de la población total del país de 54,9 millones en 2015. Más de la mitad de la población en edad de trabajar está por debajo de los 25 años y se espera que el sector crezca otros nueve millones en los próximos 50 años.

Se trata de una “ventana de oportunidad demográfica” dice el banco en su informe, Sudáfrica Actualización Económica: Enfoque en Empleo y los cambios demográficos Sudáfrica. El país podría duplicar su ingreso per cápita y eliminar la pobreza extrema para el año 2030 mediante la generación de puestos de trabajo y el aumento del número de trabajadores jóvenes.

La economía verde

Uno de los elementos más importantes de la Hoja de Ruta hacia el Nuevo Crecimiento es una economía sostenible medioambientalmente. Con el potencial que el desarrollo de una economía baja en emisiones contaminantes tiene como generador de empleo, así como de estímulo para el desarrollo industrial.

El presidente Jacob Zuma ha comprometido a Sudáfrica a frenar su crecimiento en las emisiones de gases de efecto invernadero en un 34% para 2020 y en un 42% en 2025.

En 2009 Sudáfrica desarrolló un programa de Energías Renovables con el objetivo de poner en marcha 10 000 GW hora de energía renovable.

Este programa se concentra en la energía eólica terrestre, la energía solar térmica, solar fotovoltaica, biomasa sólida, biogás, gases de vertedero y pequeñas centrales hidroeléctricas.

En mayo de 2012, el gobierno había aprobado 19 propuestas para centrales eólicas, solares y de energía hidroeléctrica por valor de 73 millones de dólares.

En abril de 2015, el Departamento de Energía había aprobado 79 proyectos para producir 5.243MW que se añaden a una red nacional desesperadamente necesitada de potencia, con una inversión de capital de 168 mil millones de Rands. Los ganadores de los concursos hubieron de aportar el capital. Alrededor del 40% de la inversión es de origen nacional y se han creado miles de puestos de trabajo.

Desde 2011, el Departamento de Energía ha estado adquiriendo electricidad producida desde 37 plantas de renovables con una capacidad de 1.827MW para verterla en la red nacional. En promedio, el 15% de esta energía se vierte al sistema durante las horas pico de demanda, aliviando la presión sobre el sistema.

El aporte de energía debe crecer aproximadamente hasta los 7.000 gigavatios hora con los primeros 47 productores de energía renovable independientes produciendo a plena capacidad para mediados de 2016.

En 2011, el gobierno entró en el Acuerdo Económico Sostenible, que tiene como objetivo crear 300.000 puestos de trabajo en los próximos 10 años a través de la inversión en la economía “verde”. En 2012, el Tesoro asignó 800 millones de dólares durante dos años para el Fondo Verde, que tiene como objetivo proporcionar financiación a la creación de proyectos de economía sostenible en todo el país.

Descargue el Acuerdo de Economía Verde [PDF]

Leer más en: South Africa benefits from renewables, South Africa works to stop load shedding and R800m for South Africa’s Green Fund

 

Infraestructuras

Durante la última década, el aumento sustancial del gasto en servicios sociales del gobierno ha ayudado a reducir la pobreza. El gobierno se dispone ahora a poner un mayor énfasis en las infraestructuras y el crecimiento económico para seguir reduciendo la desigualdad y la tasa de desempleo.

Sudáfrica gastará 813 millones de dólares en infraestructuras en los próximos tres años y en el ejercicio 2015/16, su programa de inversiones llegará a los 274 millones de dólares. Se busca mejorar el acceso a los mercados de exportación y reducir los costes en la economía.

Entre 2009 y 2014, el país destinó poco más de un 1 millardo de dólares en infraestructura.

En este año fiscal, el mayor gasto en infraestructura será para el transporte y la logística con 339 millones de dólares, seguido de la energía con 166 millones de dólares, el agua y el saneamiento con 117 millones de dólares.

La mayoría de los proyectos de infraestructura emprendidos desde el gobierno nacional (83%) están dirigidos por la Comisión de Infraestructuras de Coordinación Presidencial.

Inversores

El entorno general de inversión sigue siendo alentador. Miembro del G-20, Sudáfrica se considera un destino de inversión de bajo riesgo para los inversores que buscan un punto de apoyo en África.

Es el mayor inversor del continente africano y envía más del 25% de sus productos fabricados al resto del continente.

A través de incentivos a la inversión y financiación industriales, el gobierno busca activamente fomentar la actividad comercial y atraer capital extranjero.

La Inversión extranjera directa mundial se ha frenado al 16% hasta los 1,23 millardos en 2014, según el Informe Mundial de Inversiones 2015 de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo, publicado en junio de 2015. En línea con esto, el informe dijo que los flujos de inversión extranjera directa en África del Sur se redujeron en un 31,2% hasta los 5,8 millardos en 2014, frente a los 8,3 millardos del 2013.

Esto supuso ganancias de alrededor de 42 millardos de inversión extranjera directa en 2011, más de cuatro veces la cantidad en 2010.

Los principales socios comerciales internacionales de Sudáfrica (además otros países africanos) son: China, Estados Unidos, Alemania, Japón y el Reino Unido.

Las exportaciones principales son los metales y maquinaria y bienes de equipo de transporte que representan más de un tercio del valor de las importaciones del país. Otras importaciones incluyen automóviles, productos químicos, bienes manufacturados y petróleo.

Calificaciones

Sudáfrica es el segundo país africano mejor clasificado, después de Mauricio y tercero entre las economías BRICS en 2015-2016 según el Índice de Competitividad Global del Foro Económico Mundial, ocupando el puesto 49 de 140 países encuestados. Está entre los primeros por el nivel de sus auditorías, así como en financiación a través del mercado de valores nacional y el 12 en el desarrollo de sus mercados financieros.

Sudáfrica está en el puesto 73 entre 189 países en facilidad para hacer negocios según Doing Business 2015, una publicación conjunta del Banco Mundial y la Corporación Financiera Internacional.

En diciembre de 2015, Fitch Ratings dijo que las perspectivas de calificación de deuda eran estables. También señaló que el déficit eléctrico había disminuido y que el sistema bancario es fuerte y la estructura de la deuda pública muy favorable.

En el mismo mes de diciembre de 2015, Standard & Poor’s revisó la perspectiva de la deuda soberana sudafricana de estable a negativa. La agencia dijo que la perspectiva negativa refleja su opinión de que el crecimiento del PIB podría ser menor de lo esperado, por ejemplo, como consecuencia de la persistente escasez de electricidad, una confianza empresarial débil y conflictos laborales crecientes.

En junio, S&P reconoció que Sudáfrica tenía varios puntos fuertes, incluyendo una amplia estabilidad política e institucional, la continuidad política y la prudencia fiscal, lo que ayudaría a contener los saldos fiscales y externos del país. Aunque S&P siguió señalando que el crecimiento en 2015 se vería limitado, como resultado de la escasez de suministro eléctrico. El gobierno se ha comprometido a redoblar los esfuerzos para hacer frente a los desafíos identificados por S&P.


Print pagePDF pageEmail page
Gon
Gon

Comments are closed.

By continuing to use the site, you agree to the use of cookies. more information

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close