Museo del Distrito Seis

El Distrito Seis fue nombrado el Sexto Distrito Municipal de Ciudad del Cabo en 1867. Originalmente se diseñó para albergar una comunidad mixta de esclavos liberados, comerciantes, artesanos, obreros e inmigrantes, el Distrito Seis era un centro vibrante de estrechos vínculos con la ciudad y el puerto. Sin embargo, a comienzos del siglo XX, el proceso de reubicaciones, separaciones y marginación había comenzado.six-district-museum3

Los primeros en ser forzados a la reubicación fueron los sudafricanos negros que fueron desplazados del Distrito en 1901. A medida que los que más prosperaban se mudaban a los distritos del sur, el área se convirtió en un barrio cada vez más abandonado y degradado.

El 11 de febrero de 1966 se declaró una zona blanca bajo la Ley de Áreas de Grupo de 1950, y para 1982, la vida de la comunidad había sido aniquilada.

Más de 60.000 personas fueron trasladadas a zonas muy poco fértiles conocidas como Cape Flats, y sus casas en el Distrito Seis fueron destruidas por excavadoras.

El Museo del Distrito Seis, establecido en diciembre de 1994, trabaja con los recuerdos de la experiencia de convivencia multicultural que supuso el Distrito Seis y con la repercusión que las expulsiones tuvieron en la sociedad. Se ha roto con la idea tradicional de los museos como mera fuente de ingresos. Ha creado e implementado el concepto de un espacio público interactivo donde está la respuesta que dio el pueblo, los vecinos, al Distrito Seis y que proporciona la estructura al museo.six-district-museum2

El retorno de los vecinos al Distrito Seis tiene importancia para el país en su conjunto y para el Museo en particular. La lucha por la tierra que formó el telón de fondo para la creación del Museo, continúa en el presente aunque en una forma diferente. Primero se comenzó un periplo institucional buscando el compromiso de no reconstruir el Distrito Seis sino de trabajar en apoyar la memoria histórica y ahora están concentrados en apoyar el proceso para “reinventar” el Distrito Seis.

Al hacer la solicitud para que el Distrito Seis fuera declarado Patrimonio Nacional en 2006, SAHRA (Agencia de Recursos Patrimoniales de Sudáfrica) y el Museo del Distrito Seis eligieron priorizar el reasentamiento de vecinos al desarrollo de la declaración de Patrimonio. No obstante, aunque se eligió esta característica del barrio para solicitar la declaración de Patrimonio, bien podría haber habido otros motivos como son su cultura musical o su contribución a la literatura.

Obra de Gerard Sekoto

Obra de Gerard Sekoto

El pasado y el presente del Distrito Seis se utiliza como punto de observación a través del cual aprender y comprender experiencias en tantas otras comunidades por todo Sudáfrica: South End, Sophiatown, Marabastad, Cato Manor, Fietas, Malay Camp, Protea Village. Realmente, todas las comunidades dislocadas por el desplazamiento y reubicaciones forzosas pueden sumarse y sentirse identificadas con este proyecto. El Distrito Seis también ha sido destacado y usado como fuente de inspiración en la literatura por escritores como Richard Rive, Alex la Guma y Bessie Head. En la pintura de Gerard Sekoto, Tyrone Appollis, Kenny Baker y Sandra McGregor o en la fotografía de Jackie Heyns, Wilfred Paulse y George Hallett. El distrito es conocido por haber proporcionado un hogar creativo a músicos como Abdullah Ibrahim, Mervyn África, Trevor Jones o Robert Sithole.

En 1993 el Museo organizó una reunión pública en la que se discutieron dos proyectos clave. El primero era crear un Memorial Park en Horstley Street, y el segundo proyecto era crear el Museo del Distrito Seis.

En agosto de 2003 se lanzó un plan estratégico a largo plazo desde el Museo iniciando un cambio importante en el distrito. El proyecto se llamaría Hands on District Six e introdujo, entre otros planes, el establecimiento del Complejo Futeran de Sacks, un centro cultural conmemorativo del “regreso al hogar”. Igualmente se decidió desarrollar un Parque Memorial y planea trabajar para el desarrollo de un Recinto de Patrimonio Cultural más amplio en el Distrito.

“El cuidado de este patrimonio celebra nuestros logros y contribuye a corregir las desigualdades del pasado. Educa, profundiza nuestra comprensión de la sociedad y nos anima a empatizar con la experiencia de los demás”. Facilita la curación y la restitución material y simbólica y promueve nuevas investigaciones previamente descuidadas, de nuestras ricas tradiciones y costumbres orales.

El proceso de restitución de tierras ofrece varias oportunidades para desarrollar el área como patrimonio cultural, todo ello integrado en el proceso de regeneración urbana en la ciudad. Uno de los principales desafíos radica en la necesidad de garantizar que el proceso de reconstrucción del Distrito sirva como lugar de reflexión y educación de la ciudadanía.

six-district-museum-1

No se trata solamente de contar o mostrar la historia del Distrito Seis sino de explicar porqué la vida y las gentes del Distrito fueron tan importantes para Sudáfrica y quizás para la humanidad.

Se trata de recrear algo tan difícil como el clima de convivencia multicultural  que se intentó destruir con los realojamientos y separaciones forzosas y el impacto que ello dejó.


Print pagePDF pageEmail page

Comments are closed.

By continuing to use the site, you agree to the use of cookies. more information

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close